FAUNA

carpi.gif (21586 bytes)

La acción depredadora del hombre por un lado y el uso de plaguicidas en la zona de agricultura, por el otro, han hecho que ya la fauna de esta zona se encuentre sensiblemente deteriorada.

En el pasado esta región acogía una fauna salvaje muy variada, en vías de extinción en algunos casos y desaparición total en otros muchos.Así por ejemplo los grandes carnívoros como el yaguareté y el gato onza han desaparecido. El tapir y el oso hormiguero tampoco se encuentran en la actualidad, mientras que el pecarí, el gato montés y el guazuncho, y entre las aves el muitú ( crax fasciolata), el tucán grande (Ramphastos toco) y el ñanday o lorito cabeza negra ( Nandayus nenday), disminuyen aceleradamente.

Dentro del orden de los mamíferos se encuentran la comadreja overa, abundante en los ambientes arbolados, la comadreja colorada con gruesa cola, algunas comadrejas de agua denominada nadadora y la cuica con la cola de ratón.

Es una región donde existen algunas especies de murciélagos.

En el orden de los carnívoros pueden mencionarse al zorro de monte, al coatí, al hurón, al lobito de río, al tatú, al carpincho y a la iguana, sin olvidar a la nutria ( Myocastor ovipus).

Entre las aves se encuentran las características de la región. Algunas de ellas habitan en lugares abiertos, como la perdiz del monte, la inambú y tal vez alguna martineta.

En la orilla de los ríos, el macá de tipo mediano es el único representante de la especie y sule habitar en compañía de los biguás, las garzas, los chiflones, los mirasoles, las cigüeñas y los cuervos de cañada. Existen también el chajá, el cisne y el ganso, pero los más abundantes de esta familia son los patos como el argentino, el barcino, el crestón, el criollo real, el sirirí, el silbón y el patitas coloradas.

Las aves denominadas de rapiña incluye aguiluchos, halcones, buitres, caranchos, chimangos, cuervos u otras como las brujas y los caracoleros.

Se cuentan además algunos ejemplares de pavas de monte, chorlos, chorlitos, becasinas y teros reales.

Entre las palomas son características la palomita parda, la gris, la azulada, la yerutí, la colorada, la torcaza, la torcacita y la paloma montaraz.

Existen otras que por la belleza y variedad de colores de su plumaje se destacan pero debieron ser declaradas plaga nacional por lo daños que causan a los sembradíos. Es el caso de los loros y las cotorras.

En esta enumeración de animales típicos de la zona pueden anotarse también las lechuzas de las vizcacheras, los lechuzones, los búhos, el caburé, el urutaú, los dormilones y los atajacaminos.

Las especies de pájaros son tan variadas que resultan difícil poder resumirlas en pocas palabras, pero así y todo podemos decir que la zona es el hábitat natural para los zorzales, los cardenales, los picaflores, los tordos, las calandrias, los caseritos u horneros, los benteveos o pitogüés, los crespines, los carpinteros, las brasitas de fuego, los cabecitas negras, los cachirlos, las corbatitas, los chingolos, los churrinches, los jilgueros, los pecho colorados, los pechos amarillos, los siete colores, las tijeretas, los verdones, los pirinchos, las golondrinas y los gorriones.

nutri.gif (17678 bytes)En lo que se refiere a teptiles existen los propios de la región litoraleña:
víboras peligrosas para el hombre e inofensivas culebras.

Pueden citarse entre ellas la cascabel, la de la cruz, la yarará,
la curiyú y la ñacaniná.Con respecto a los batracios, las ranas y los
sapos son lo más comunes.No debemos dejar de lado los ejemplares
de yacaré ( sobre todos lo de hocico ancho) y de iguanas.

 

OTROS ANIMALES

Si tuviéramos que nombrar a todos los animales desde el más grande al más pequeño, por supuesto que tendríamos que dedicar un libro solamente para su estudio pero simplemente, a lo ya dicho, podemos decir también que en la zona de islas y bajos del distrito Avellaneda podemos observar una gran variedad de insectos. Entre ellos las langostas acuáticas, los zapateros ( son esos que surcan la superficie del agua con sus patas muy largas), las chinches nadadoras y las cucarachas de agua. Están también las afímeras que salen en gran cantidad sobre todo antes de las tormentas y que terminan siendo devoradas por los peces. Hay muchos dípteros como los polvorines, los jejenes o mbariguís, los mosquitos quironómidos y los mosquitos.

En la parte Oeste de tierras altas, sobre todo en la superficie destinada a la agricultura encontramos al gusano dorado que ataca las raíces de las plantas, pero también están las lombrices de tierra u oligoquetos que actúan como fertilizadores naturales del suelo.

Entre los moluscos terrestres están el caracol grande, artrópodos como el ciempiés, arácnidos como el alacrán y las distintas especies de arañas, los ácaros como las garrapatas, ortópteros como los tucuras, langostas voladoras, langostas verdes y bichos palo, hemípteros como las vinchucas, homópteros como las chicharras, lepidópteros como la gran variedad de mariposas, los coleópteros como los tucos, coyuuyos, luciérnagas, juanitas o catangas, dípteros como moscas, mosquitos, jejenes y tábanos, isópteros como las termitas, himenópteros como las hormigas, avispas y abejas.

Tenemos que dedicarle un párrafo aparte a la fauna ictícola porque es muy importante para nuestra zona dado que son muchos los que aprovechando sus vacaciones o los fines de semanas intentan lograr con los más variados sistema las especies típicas que abundan en el Río Paraná, en sus números afluentes como así también en las pintorescas lagunas, ya fuere embarcados o desde la costa.

Es en ese escenario cautivante donde prevalecen especies de notable valor deportivo ya fuere por el esfuerzo que demanda su captura como por su gran porte y la reconocida exquisitez de sus carnes.

La depredación observada en los últimos años ha hecho que muchas especies desaparecieran o estén muy disminuidas en cuanto a números y también en tamaño, sobre todo como producto de la pesca comercial indiscriminada.

En nuestras aguas encontramos al surubí, el gigante de nuestro río, el dorado que se halla con preferencia en río y arroyos de fuerte correntada siendo uno de peces argentinos más batalladores, el patí que se puede obtener en casi todos los ambientes, el pacú que es un pez muy batallador también, el manduvé que habita en todos lo cursos de agua, la boga muy buscada por la calidad de su carne y por lo difícil de su captura, el amarillo que abunda en época invernal, el moncholo que es un pez de toda época y de todo ambiente, la tararira, otro de los peces batallador, la raya que es el representante de los peces cartilaginosos en el río, peces depredadores como la palometa o piraña. A ello hay que agregar también los sábalos, los virreyes o brillante, el manguruyú, la corvina, el pejerrey.