EL ASPECTO RELIGIOSO
                 
virgen1.jpg (20902 bytes)

Si bien la historia de la actividad religiosa en Avellaneda está contenida en mi otro libro titulado "Bajo el signo de la fe", quiero incluir aquí aunque fuere una breve síntesis de esta característica indiscutible de la población: su profunda fe cristiana, heredada de los abuelos inmigrantes y mantenida firme a través de los años. De allí podemos concluir entonces sobre el porqué de la concurrencia masiva de los feligreses a los actos y oficios religiosos que se celebran tanto en el templo parroquial "Nuestra Señora de las Mercedes", como en las numerosas capillas y salones - capillas distribuidas en todos los barios y parajes del distrito Avellaneda - , más en los últimos tiempos en que se encuentra en vigencia el plan de Nueva Imagen Parroquial, con la participación activa de todas las familias.

Si quisiéramos tener una visión retrospectiva de la actividad religiosa en nuestra ciudad, tendríamos que dividir la historia en dos partes, tomando como hito la llegada de la Orden de los Siervos de María.

ANTES DE LOS SIERVOS DE MARIA

Apenas establecidos los primeros inmigrantes en lo que hoy es Avellaneda, una de sus primeras preocupaciones, luego de sus viviendas particulares, fue la de edificar un templo para el culto. En 1881, animados por el Comisario don Fernando Pearson, quien había regalado un altar traído desde Buenos Aires con todo lo necesario para la celebración de la Santa Misa, comenzaron a edificar una capilla con palos, paredes de barro y techo de paja de doce metros de largo por seis de ancho y dos habitaciones para que fueran ocupadas por el capellán, si conseguían que se les mandara uno.

La capilla se inauguró a fines de 1882 y fue atendida por los Misioneros Franciscanos del Convento de San Lorenzo que periódicamente visitaban la localidad. Administraba los sacramentos Fray Antonio Rossi, Rector de las Misiones de la Frontera, con asiento en Reconquista.
igles4.jpg (13708 bytes)

El primer Capellán que se estableció aquí fue Fray Celso Ghio, también franciscano, en el año 1891. Durante el ejercicio de sus funciones se formó la Sociedad Católica de Socorros Mutuos, de cuyo seno brotó la idea de construir un templo de material. Aceptada la propuesta por el sacerdote, a principios de 1892, después de la Misa del domingo, puso a consideración de todo el pueblo este proyecto que fue aprobado y apoyado con el aporte económico y la mano de obra gratuita.

Los trabajos se iniciaron el 8 de febrero de 1893 y a partir de allí las obras siguieron con intervalos hasta que, finalizada la nave principal, fue habilitada al culto el 24 de septiembre de 1897, día de Nuestra Señora de las Mercedes, patrona del pueblo. El templo medía treinta metros de largo, ocho de ancho y trece de alto, de estilo gótico y el techo sostenido por arcos del mismo estilo.

A partir de ese momento poco se pudo hacer por los continuos cambios de Capellanes.

En 1899 se retiró la Misión Franciscana quedando la población bajo la Curia Obispal de Santa Fe, cuyo titular era en ese entonces Mons. Juan A. Boneo.

En 1902 fue terminada la nave del sur y en 1904 la del Norte. En 1907 concluyó el campanario y el 24 de septiembre de 1908 se inauguraron las tres campanas de bronce traídas desde Italia.

El 13 de septiembre de 1911 se creó la Parroquia de Avellaneda siendo su primer titular el Pbro. Juan Gallo.

A partir de allí se fueron sucediendo los sacerdotes, algunos de los cuales no quedaban mucho tiempo, a veces por diferencias suscitadas con ciertos grupos de gente.

Para normalizar esta situación Mons. Boneo decidió enviar a un miembro de la Orden de los Siervos de María quien se encontraba desarrollando su actividad pastoral en la Parroquia de San Antonio de Obligado.

DESPUES DE LOS SIERVOS DE MARIA

virgen.jpg (16660 bytes)El 14 de julio de 1929 se hizo cargo definitivamente de la dirección espiritual de la Parroquia de Avellaneda el R. P. Celso M. Milanesio, de la Orden de los Siervos de María quien supo llevarla con mano firme pero bondadosa por la senda que correspondía. Sus largos años de labor hicieron incrementar la fe de los habitantes y el acercamiento de ellos para cooperar con las actividades propias de la Iglesia.

Hombre de intensa vida espiritual promovió la creación de asociaciones de piedad, el Apostolado de la Oración, la Cofradía de Lourdes, Santa Teresita, Tercera Orden, etc., logrando que se comprendiera y se difundiera ampliamente la comunión frecuente, el Rosario en familia y otros actos de piedad. La educación cristiana de los niños y adolescentes fue su inquietud constante que se cristalizó en la fundación del Colegio Nuestra Señora de la Merced y del Instituto Gustavo Martínez Zuviría.

Promovió la creación de distintas capillas en parajes del distrito y en lo que respecta al templo parroquial podemos decir que en noviembre de 1937 comenzaron los trabajos de ampliación, concluidos en 1938. El 11 de julio de 1939 Mons. Francisco Vicentín consagró el altar mayor.

El 24 de septiembre de 1953 se inauguró la refacción general del frente del templo, levantando aún más la torre y colocando un nuevo reloj automático.

Treinta y ocho años después de haber asumido su cargo de párroco, el R. P. Celso M. Milanesio, el 27 de agosto de 1967, entregó la titularidad al R. P. Felipe M. Zanín continuando él en calidad de Vicario Cooperador hasta el momento de su muerte, el 13 de diciembre de 1969.

El 16 de mayo de 1971 el R. P. Felipe M. Zanín fue reemplazado por el R. P. Miguel M. Gaudiello hasta junio de 1975 en que debió viajar a Buenos Aires para atender compromisos de la Orden, ocupando su cargo interinamente el R. P. Rafael M. Borotto, quien fue confirmado el 2 de mayo de 1976.

El 31 de enero de 1986 asumió el R. P. Cristóbal M. Piubello hasta el 5 de abril de 1987 y desde el 19 de abril de ese año fue reemplazado por el R. P. Agustín Poier.

PLAN PASTORAL DE CONJUNTO

Todo el accionar de la Iglesia Católica de Avellaneda, además de lo que realiza la comunidad religiosa de los sacerdotes de la Orden de los Siervos de María y de las religiosas Hermanas Siervas de María Reparadoras (en Avellaneda desde 1982 en su sede de calle 19 Nº 150), se concreta a través de distintas instituciones, movimientos y comisiones de capillas, máxime teniendo en cuenta el Plan de Nueva Imagen Parroquial que se ha encarado con el objeto de acercar a las familias a la Palabra de Dios y unirse entre sí formando pequeñas comunidades o grupos.

CAPILLAS

Además del templo parroquial puesto bajo la advocación de Nuestra Señora de las Mercedes, Patrona de la ciudad, también hay capillas y en algunos casos salones que ofician como tales, donde periódicamente se celebran los oficios religiosos, cada una de las cuales está puesta también bajo una advocación especial. Su ubicación en la Parroquia de Avellaneda, en cuya jurisdicción se encuentra también la localidad de Guadalupe Norte, es la siguiente:

Barrio Lourdes Nuestra Señora de Lourdes

Barrio Itatí Nuestra Señora de Itatí

Barrio Belgrano San Cayetano

Barrio Ru San Ramón Nonato

Barrio Padre Celso Nuestra Señora de los Dolores

Barrio Libertad San Antonio

Barrio Don Pedro Nuestra Señora de Fátima

Barrio Nuevo Sagrado Corazón de Jesús

Barrio Port Arthur Cristo Obrero

La Vertiente Nuestra Señora del Rosario

Avellaneda Oeste San José Obrero

El Carmen Nuestra Señora de El Carmen

Moussy María Auxiliadora

Santa Ana Santa Ana

Santa Ana Nuestra Señora de Lourdes (Capilla de Brach)

El Timbó Nuestra Señora del Rosario

El Timbó(Barrio Sosa) San Cayetano

Guadalupe Norte Nuestra Señora de Guadalupe


PLAN DE NUEVA IMAGEN PARROQUIAL

altar5.jpg (12363 bytes)Si bien explicar en detalle el significado del Plan de Nueva Imagen Parroquial insumiría un espacio considerable, intentaré sintetizar y simplificar los objetivos de este trabajo que ya se ha iniciado en Avellaneda.

En líneas generales todo lleva a considerar a la Parroquia como una comunidad cristiana, que alimenta su Fe con la Palabra de Dios y su finalidad es extender el Reino de Dios en el mundo. El trabajo se divide en tres etapas: una primera - ya realizada - logró la creación de pequeños grupos de familias (más de trescientos en toda la parroquia) para obtener una sensibilización de todo el pueblo a la fraternidad culminando con el Acontecimiento Redentor; la segunda etapa que se está transitando tiende a que la Parroquia sea una comunidad de Fe, teniendo en cuenta a la Biblia como Palabra de Dios y culminando con el sínodo; la tercera estará dedicada a la profundización de la fe y a que el pueblo entre en un proceso permanente de catequesis, logrando que la Parroquia sea una comunión de comunidades y culminando con el Congreso Eucarístico.

Cada etapa insume varios años dependiendo los mismos de la receptibilidad y respuesta de la gente.

Para que todo el proceso se desarrolle armónicamente, la Parroquia de Avellaneda fue dividida en sectores donde actúan animadores y coordinadores convenientemente preparados, con material de apoyo suministrado por un equipo de elaboración supervisado por el cura párroco.

LAS RELIGIONES

Además de la Religión Católica, Apostólica y Romana, con amplia mayoría en la población, en los registros municipales se encuentran inscriptas también la Iglesia Adventista del Séptimo Día, la Iglesia Congregación Cristiana de Avellaneda y la Iglesia Evangélica Asamblea de Dios en Misiones. Hay otros cultos que desarrollan también su actividad pero no han sido inscriptos, como es el caso de los Testigos de Jehová y la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días (Mormones).

IGLESIA ADVENTISTA DEL SEPTIMO DIA

La Iglesia Adventista del Séptimo Día surgió en la Argentina en el año 1894, el 9 de septiembre, más precisamente en la provincia de Entre Ríos. En su nombre están indicadas sus creencias, es decir: a)Adventistas porque creen en el pronto advenimiento de Jesucristo a quien consideran "el único y suficiente Salvador de la humanidad"; b) Del séptimo día, porque "si bien confían en los méritos de Cristo como exclusiva fuente de salvación, creen que esa fe en Dios se manifiesta en la obediencia a su Ley de amor: los Diez Mandamientos. También aceptan que el cuarto mandamiento bíblico prescribe la observancia del séptimo día de la semana, el sábado, como día de reposo cristiano, tal como lo hicieron Jesucristo, los apóstoles y la Iglesia Cristiana de los primeros siglos".

En Avellaneda, si bien no se cuenta con documentos expresos, actuaron en la década del sesenta, construyendo su templo en Calle 13, entre Calles 8 y 10, vendido al Centro Unión Empleados de Comercio de Avellaneda, poco tiempo después de su constitución, el que lo usó como sede social hasta la actualidad.

En el mes de enero de 1985 un pequeño grupo comenzó a reunirse nuevamente, consiguiendo los recursos necesarios para comprar un terreno y empezar a construir su templo sobre calle 2 Nº 731.

Por unos pocos años estuvo al frente de este segundo comienzo el Pastor Enrique Rodes siendo actualmente el titular de la Iglesia en Avellaneda - que forma parte de un distrito conformado además por las ciudades de Reconquista, Villa Ocampo y Las Toscas, el que integra una asociación que abarca dos o tres provincias las cuales dependen de las Uniones conformadas cada una por dos o tres países y éstas a su vez de la Asociación General que se encuentra en Estados Unidos de Norteamérica - el Sr. Luis Lunge.

Además de la celebración del culto, realizan cursos de cocina, cursos para dejar de fumar y cursos bíblicos.

IGLESIA CONGREGACION CRISTIANA DE AVELLANEDA

La Iglesia Congregación Cristiana de Avellaneda, con la conducción del Pastor Prof. Calixto Zalazar, es una filial de la Iglesia Congregación Cristiana de Goya cuyo Pastor presidente es el Rdo. Juan José Churruarín, con sede en Goya, provincia de Corrientes.

Inició sus actividades en Avellaneda en octubre y noviembre de 1984, con visitas a casas de familia y reuniones de oración. En abril de 1985 trabajaron en la enseñanza de la Biblia a los niños en casas de familia o lugares públicos. En marzo de 1986 a la actividad espiritual se agregó la organización de beneficios y se recibieron donaciones voluntarias y ofrendas para reunir fondos con los cuales compraron el terreno que actualmente ocupa la Congregación, en calle 19, entre calles 32 y 34 en el Barrio Port Arthur.

En diciembre de 1986 se inauguró el primer salón provisorio de 3 por 7 metros y se continuó con la predicación y enseñanza del Evangelio para todo público y haciendo diferentes tipos de rogativas por necesidades, oraciones, cánticos y conferencias.

En 1988 se inició la construcción del templo-auditorio y ya en 1992 las reuniones generales se empezaron a realizar en ese lugar, mientras que en octubre de 1993 se concretó el Primer Retiro Regional de Pastores y para toda la Iglesia, organizado por la congregación local.

Como resumen de la fe de esta Iglesia nos manifiestan que "creemos en Dios Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de María la Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato...

"Creemos en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Universal, la Comunión de los Santos, el Perdón de los Pecados, la Resurrección de los muertos, la Vida Perdurable".

Entre otras actividades que desarrollan se puede mencionar las reuniones de enseñanza para niños, jóvenes y adultos, reuniones de Conserjería Pastoral sobre educación, vida en comunidad, el respeto a los demás, el trabajo, la familia, etc., y se administran los Sacramentos del Bautismo, la Santa Cena o Eucaristía y el Casamiento.

IGLESIA EVANGELICA ASAMBLEA DE DIOS EN MISIONES

La Iglesia central se encuentra en San Javier, provincia de Misiones, y fue constituida el 7 de septiembre de 1979, siendo inscripta en el Registro Nacional de Cultos con el Nº 251. En Avellaneda se solicitó su inscripción y exención de tasas el 20 de julio de 1993 habiéndose acordado lo mismo con la Ordenanza 794 del 2 de septiembre de 1993.

La Iglesia Evangélica Asamblea de Dios en Misiones funciona en Avellaneda atendida por la central ubicada en el barrio Parque Industrial de Reconquista. Más de un centenar se distribuyeron en todo el territorio santafesino y sus fieles tienen como objetivo ganar el alma de las personas porque Jesús vino a renovar el pacto con el hombre que había caído en el Edén. No lo hacen predicando una religión sino el Evangelio. Realizan visitas domiciliarias en los hogares donde hay problemas físicos o materiales y se ora por sus miembros para que Dios bendiga a las familias necesitadas.

No reciben ayudas de otros lados, lo que hacen o construyen es producto de las donaciones y ofrendas.

Desarrollan las actividades del culto los días miércoles, viernes y sábados. Se realizan ceremonias de casamiento y presentación de los niños al Señor. No administran el Bautismo sino cuando el niño tiene uso de razón.

No aceptan ni el divorcio ni el aborto. La iglesia tiene una disciplina especial que indica que si uno de los fieles incurre en una falta de ese tipo queda fuera hasta tanto regularice su situación.

La construcción del templo en Avellaneda, bajo la conducción del Pastor Sr. Humberto P. Bandeo, en calle 22 entre 5 y Pasaje 23, es producto de las ofrendas y donaciones de la gente.